crissanta.com
Plata
Cálido, a mis pies, me besa. No soy yo la dueña, es él. El horizonte me llama en línea recta. Hay sonido de piedras traídas y devueltas. Palo de lluvia, palo de marea. Y al final su espuma que sise…