crissanta.com
La lanza final
Los recuerdos no saben leer pero saben hablar y tienen una manera de susurrar por las noches… ¡Ay! Llevamos juntos tanto tiempo que los llamo por su nombre y los invito a mi casa a vernos las…