crissanta.com
Eliza
A medida que iba cayendo la tarde, ella apresuraba el paso. El piso mojado iba quedando atrás bajo sus botas toscas, sus ojos oscuros miraban atentos el camino. Cruzamos nuestros caminos justo deb…