corticalchauvinism.com
La torpeza y el autismo
Cuando nació mi nietecito, era un bebé quisquilloso. Solía ‚Äč‚Äčllorar mucho y el sostenerlo en los brazos no le ofrecía consuelo. Parecía estar despierto la mayor parte de la noche y nada lograba pod…