corazonenlasmanos.com
LO BELLO DE LA VIDA
El día en que nos descubrimos la Herida debe ser como ese primer día en que un bebé se descubre los dedos de los pies. “Oh, mira, ¡qué profunda!” “Oh, vaya, ¡qué novedad!” Metemos el dedo y la palp…