corazonenlasmanos.com
Ya no hay sueños. Ni rescates.
Hay hombres que sueñan, que reposan adormecidos sobre una cama esperando que la vida llegue y les insufle ese alma que les falta. Hay mujeres que sueñan, que creen que ellas pueden soplar en la boc…