corazonenlasmanos.com
El total perdón de los pecados
Ahora que desato las cadenas, te presentas ante mí, reivindicando lo que tú crees ser tuyo. No me gritas ni me exiges que vuelva pero susurras levemente a mi oído palabras que sabes que no voy a po…