cofradiaselviso.com
Las manos del Cautivo
No son delicadas, ni blancas, ni finas. No se asemejan a la azucena, ni al nardo ni al nácar… Son las manos de un pobre carpintero de Galilea, que acepta en silencio las cebaduras del pecado y la i…