centrovirtualprincipe.com
Una espada, llevo clavada en el alma!
Atrapado en tantas noches de frío y de silencios, como quien vive entre montañas de hielo, por esta cruel soledad que tu ausencia me dejó. Y aquí estoy yo, como una flor que ya no es mojada más por…