centrovirtualprincipe.com
Una tarea cuesta arriba!
Dios nos ha encomendado la difícil tarea de amar al prójimo, como a nosotros mismos. La verdad, esto resulta algo, bien cuesta arriba, amar a personas, que muchas de ellas parecen no amarse ni ella…