centrovirtualprincipe.com
Ricos pobres, almas infelices!
Ustedes habrán oído, de un pobre multimillonario, que anda por ahí, mendigando la compañía de una mujer, porque es ya un hombre viejo y tiene miedo a morir estando solo. Digo mendigando la compañía…