centrovirtualprincipe.com
Que no te guíen tus ojos.
Las heridas que dejan en el corazón el engaño y ser defraudado por aquel a quien mucho se le ha amado, nos pueden volver desconfiados; creo que también, hasta muy precavidos. Es que, los que de ver…