centrovirtualprincipe.com
Única manera!
La mujer en mi corazón tiene su lugar, aquel que Dios originalmente para ella en mí reservó. La Sunamita, a la que ama mi alma, la llamaría el rey Salomón. Pero yo, por ahora, tan solo puedo nombra…