catedrareyes.org
Diálogo de mi ingenio y de mi conciencia. Por Alfonso Reyes
ERA YO mismo; pero más esbelto y adelgazado: sutil. En el rostro estaban marcadas las rayas de la risa. Las miradas picaban como puntas agudas. La voz se atiplaba, llena de firmeza; y el andar par…