cartasdelmediodia.com
La dignidad de un hombre tranquilo
Ayer por la mañana, un hombre, un hombre cualquiera, un ciudadano anónimo, se dedicó a arrancar panfletos, carteles y esteladas con que la vociferante turba había empapelado la fachada de la Consej…