cartagenadelevante.com
Oye, copela, oye..
En el habla de Cartagena (al menos el de hace tiempo) una jícara no era la vasija en que se sirve el chocolate, sino un trozo del chocolate, en sí, en forma sólida.