carlosdelfante.wordpress.com
La Boca lo Puede Llevar al Catafalco
¿Recuerda el lector aquel viejo dictado: “donde pone el ojo pone la bala? Pues le diré que el mismo no se aplica en este caso, salvo que lo mudásemos para: ¡ojo donde pone la boca para que no le me…