carlosalameda.com
Las puertas que atravesó Danyel Couryer (1)
Su belleza me encoge: es una sensación que no desaparece planeta tras planeta. Cuando la velocidad de la luz te escupe tu mente entras en un estado de relajación absoluta