carlosalameda.com
Escribiendo siempre a deshoras
Porque parece que para escribir nunca hay tiempo, que es lo último de lo último.