carlosalameda.com
El gran presagio
Era un buen presagio ver su luz llenando la habitación, iluminaba con tanta fuerza que parecía artificial