carlosalameda.com
Nada es tuyo
Ningún bien es tuyo. Simplemente pasa por tus manos. Pertenece al planeta, igual que tú le perteneces. Su uso es un privilegio, un recipiente para un propósito no revelado