carlosalameda.com
Diálogos desde el paro. Cap I: El campo de batalla
Había oído que existían y ¡qué narices! ¿Por qué no aventurarse? Así que cogió su casco, su fusil, unas botas negras, cuatro botellas de agua y unos complejos vitamínicos. Porque hoy era su día, ho…