cantandosobreelatril.com
¡Ingrata, ingrata, ingrata!
Todavía, después de tanto tiempo, resuenan en mi mente el triple adjetivo pronunciado por Nina en la novela Misericordia. Cada día observo a personas que extienden la mano y piden “misericord…