cajondesastres.wordpress.com
Hasta aquí hemos llegado de Petros Màrkaris
Atenas no es ya una alegre ciudad mediterránea, sino un escenario de sufrimiento y de pobreza; aunque no hay atascos, porque la gente no tiene dinero para mantener su coche, por la noche las calles…