cajondearquitecto.com
fernando garcía mercadal II
Mi devoción proustiana se debe quizás a una coincidencia entre nosotros: M. Proust no usaba ni reloj ni calendario. Tampoco yo. Como yo, se reiría de la lectura rápida a lo Kennedy. Acelarar los go…