cajondearquitecto.com
julio verne
Pasaron algunas horas. Un silencio profundo reinaba en torno a nosotros, un silencio de tumba. Ni un ruido penetraba a través de aquellas murallas, más delgada de las cuales medía cinco millas de e…