blogs.20minutos.es
Precioso, tan mimoso que le gusta ir en brazos como un bebé, y toda la vida sin un hogar | En busca de una segunda oportunidad
Neo tiene cuatro años y lleva desde cachorro viviendo en el refugio sin que ninguna familia se haya fijado jamás, en él. Llegó con seis meses al refugio de Equipo Bastet. Estaba junto a su madre muerta y tenía una gingivitis que le impedía comer y le había provocado una severa desnutrición. Han pasado cuatro …