bardulias.com
Ni un minuto
Ni un minuto. Ni una foto escasa, ni la parte dañada del corazón en nocturnidades escandido. Ni el olor rosa de una piel contra la otra. Ni un sonido de voz, sin rugidos ni mordiscos que acampen en…
M.Bardulia