athalberht.wordpress.com
Una tacita de té
La anciana abrió el bote de cristal y el aroma rancio de las hierbas que albergaba el tarro inundó toda la estancia. No es que aquello fuera un prodigio, pues la cabaña era pequeña, un oscuro habit…