athalberht.wordpress.com
Mi camino
Las cinco y veinte de la tarde pasadas. Volvía a casa tras una dura jornada. De pronto me paré. Estaba en la esquina de la calle Alfonso I. Me arreglé la falda y el abrigo, ansiosa. Llevaba una buf…