athalberht.wordpress.com
¡Papá, no corras!
Sonrió al destapar el regalo de sus hijos. Aquello debía ser cosa de su mujer, seguro. Los niños todavía eran pequeños para entender aquella disputa entre ambos. -Gracias -dijo. Su voz sonó animada…