athalberht.wordpress.com
Condena
-Y tú, ¿por qué estás aquí? El interpelado lo miró, sólo un segundo, sopesando la posibilidad de si sería correcto contarle la verdad. -Porque mi abogado la cagó -contestó al fin, y rompió en una g…