athalberht.wordpress.com
El despertar de los condenados
Jano estaba al volante del coche. Se dirigía, junto con su hermana y una amiga de ella, a pasar el día en el pueblo en el que veraneaban. Aunque ahora no era verano, ni mucho menos. El chico había …