athalberht.wordpress.com
El rostro
Ahí estaba. Como cada noche. Una imagen borrosa al principio, pero conforme pasaban los segundos, más nítida. Y en ella, una sola cosa, un rostro. El resto, oscuridad absoluta. Así había sido desde…