athalberht.wordpress.com
El deseo
-Deseo… –empezó la mujer-. Deseo sacarlo de mi cabeza. Olvidarlo todo. Entonces apretó el pequeño corte que se había hecho unos instantes antes, consiguiendo que de él manaran unas pocas gota…