athalberht.wordpress.com
De nuevo una sonrisa
El primer golpe no lo vi venir. Fue directo a la cara. La fuerza con que descargó su pesada mano me derrumbó al suelo. Intenté levantarme, no para enfrentarme a él, sino para huir. Pero fue más ráp…