asuntospendientesantesdemorir.com
Cuatro conejos y un perro el último día del verano
Por ANDRÉS TAPIA Pensarán que estoy loco, pero los edificios ya estaban ahí. Desiguales se proyectaban del asfalto a la noche y se escondían de ella o se perdían en su oscuridad. No había nadie esa…