asitelodigo.wordpress.com
La culpa de los zapatos
I. Costa Rica La culpa no la tuvo el porro. Fueron los zapatos. Que decidieras dejarla, digo, avisarle que no iba más, al tercer día de su llegada. Era una visita que habían planeado juntos para qu…