artemuros.wordpress.com
Arnaldo Calveyra (I)
Un galope abría ramadas hacia el este de las tunas; no podíamos saber quién era, qué era, tan así, tan a campo traviesa; y luego, los perros, todos, que ladraban y aparecían acometer algo de…