arbarrios.blog
Nuestra primera vez
Solo fue ver tus ojos. Me hallaba en el trabajo pero la ventana me deslumbró y quise entrar en ella. Tus grandes ojos negros, bordeados de enormes pestañas, brillaban sin cesar. Tus mejillas rosas …