arbarrios.blog
Ahí te conocí
En la paz de tus brazos, me encontré soñando. Soñando que la brisa calmaba mi abrumada vida. Sentía como real las olas de la playa, Veía el ir y venir, las olas, y así tu voz. ¡Qué extraños son los…