aquevineadondevoy.wordpress.com
TÚ Y YO SIEMPRE, NOVELA, CAPÍTULO XI “LA TERAPIA”, FRAGMENTO
(…) Dejé de ser, como científica, un espíritu masculino que no puede ser fecundado por un elemento extraño; ahora, en cuanto a mis convicciones, me he vuelto un espíritu femenino, mi mente s…