apuntesyviajes.com
Trotar en el Caribe y sucumbir en el intento
Desperté acalorado. Macarena apagó el aire acondicionado y la alta temperatura de la habitación me arrancó del sueño lentamente. Tenía una sed indescriptible y el cuerpo me pesaba, como si los músc…