antoniorodilla.com
Anna Piñol Casanovas
Arañaba el frío los abrigos de enero cuando, en la Cervecería Alemana de la Plaza de Santa Ana, Jordi colgó su teléfono y dijo: “viene mi prima”. Ese fue el primer momento que supe de t…