antoniofse.com
Resignación
Con la maldita displicencia, del que se piensa ganador abre la boca (no le cuesta) diciendo qué es posible qué es premiable. Parece que el silencio le duele, que deja indelebles escaras sobre ese h…