antoncaes.com
Aquellos días
Llegó el verano, y los vecinos no se sientan ya en la puerta como hacían antaño. Los forasteros no vienen a veranear como antes lo hacian. Ya no hay nadie que te diga, anda con díos, y al pasar pre…