antoncaes.com
La casa
El desfile de vehículos le siguen, como dolientes siguen un coche fúnebre camino del camposanto. El silencio solo era roto por el ruido de los motores, los curiosos se agolpaban en aceras y ventana…