andypartington.blog
¿EL MEJOR REGALO?
“Apesto, no quieres abrazarme”. Adam y yo estábamos parados al pie del icónico camino de entrada de Yeldall. Conduciendo al trabajo temprano una mañana, noté movimiento en los arbustos …