amorycohetes.wordpress.com
Atelier
Las uñas de Carmen hurgaron mi piel. Contuve un gemido, mirándola directo a los ojos. Me besó. El sabor de su saliva en mi boca. Ella seguía sin hablar, lo que me parecía bien, pues me irritaba esc…