amorycohetes.wordpress.com
Olimpia
Llegué a Penumbria en el otoño del 4,667; el 31 del 10 a las tres en punto. Al menos, eso era lo que decía mi lunario de pulso (de bronce y ópalo, que funcionaba gracias a los poderes de nuestros m…